domingo, 8 de noviembre de 2009

Y si el cristal se le ocurre empañarse a mi se me ocurre dibujar tu nombre como si fuera un acto reflejo.

1 comentario:

Adriana dijo...

porque es tan bonito tener el nombre de una persona siempre en la cabeza...